vender cuadros tu exposicion

COMO ORGANIZAR TU PROPIA EXPOSICIÓN. PARTE I: 5 LUGARES DONDE EXPONER TUS CUADROS

En nuestra última entrada te dimos 5 Claves para vender cuadros en internet, pero ¿Que tal si hablamos de vender cuadros físicamente? es decir, organizando nuestra propia exposición, para dar a conocer en ella nuestra obra, con todo lo que ello conlleva. No cabe duda de que es un trabajo arduo y muy difícil de explicar en el espacio de un post, pero lo que si podemos hacer es darte las herramientas básicas para que puedas exponer; por eso, hemos decidido publicar una serie de entradas en las que intentaremos explicar el proceso de la mejor forma posible, comenzando por esta, en la que te enseñamos 5 lugares donde exponer tus cuadros, ya que buscar el lugar es precisamente el primer paso para organizar esa exposición y vender cuadros. ¿Cuales son esos lugares? ¡Vamos a ello!

Featured image

COMO ORGANIZAR TU PROPIA EXPOSICIÓN. PARTE I: 5 LUGARES DONDE EXPONER TUS CUADROS

A la hora de organizar una exposición con tu obra no puedes perder de vista tu objetivo: Conseguir mostrar tu trabajo en unas condiciones que favorezcan su venta. Por eso lo primero a tener en cuenta es el espacio expositivo. Es hora de pensar dónde podrías exponer.

1- Galerias de Arte.

Por lo general, cuando pensamos en organizar una exposición, el primer escenario que viene a nuestra cabeza es una galería de arte. Desde luego, pocos lugares son mejores que este para tratar de vender cuadros y quizá por eso no resulta nada sencillo conseguir un espacio en una de ellas. En primer lugar deberán conocer tu obra, y no me refiero solo a verla, querrán que les hables de ella, de como y por qué trabajas de una manera o de otra. Si superas este trámite, es posible que algunas te pidan un importe en concepto de alquiler del local; y además, debes saber que las galerías cobrarán una comisión de entre el 30 y el 40 por ciento del precio de venta. Parece mucho, pero debemos pensar que es precisamente esta la razón de que se esfuercen por difundir la obra de los artistas que allí exponen y por venderla. Es esta alta comisión la que hace que este sea el lugar propicio para vender cuadros. Y aunque como he dicho, es difícil conseguirlo, te recomendaría que no dejaras de intentarlo y que si tienes un contacto que pueda ayudarte, lo aproveches.

2- Tiendas.

Seguro que conoces varias tiendas de enmarcado en las que venden láminas y reproducciones, y seguro que si se lo propones no tendrían problema en exponer tus cuadros y venderlos a cambio de una pequeña comisión. Esta opción tiene ventajas e inconvenientes. Entre los segundos está el hecho de que quizá no parece demasiado profesional exponer en uno de estos negocios, y puede que sea cierto, pero si estás empezando esta puede ser tu puerta de entrada al mundo de las exposiciones y además puede servirte para darte a conocer entre el público de la zona en la que se encuentra la tienda. Puede que no te haga demasiada gracia, pero por algún sitio hay que empezar, así que no lo descartes.

3- Bares y Cafés.

Cada vez más y cada vez en más ciudades, aparecen y se multiplican como por esporas un tipo de negocio de hostelería en el que a la oferta de ocio y gastronómica se le suma una oferta cultural. Es muy fácil encontrar bares y cafés en los que se organizan exposiciones, presentaciones literarias, talleres lúdico-artisticos, conciertos, etc. ¿Por que no proponerles a ellos nuestra exposición? De nuevo, a cambio de una pequeña comisión y de que les llenes el local el día de la exposición probablemente estarán encantados de cederte sus paredes. Es otro lugar en el que poder vender cuadros, pero cuidado, aquí los precios de venta hay que ajustarlos mucho. En primer lugar porque se entiende que la obra que allí se expone es de artistas emergentes y por tanto esa inversión conlleva un riesgo; y en segundo lugar, porque este tipo de locales no son frecuentados por grandes coleccionistas, sino más bien por amantes de la cultura y el arte que no tienen demasiado para gastar, pero que lejos de comprar tus cuadros por el valor que puedan alcanzar en el futuro en el mercado, los comprarán por el valor artístico que tiene en ese momento.

4- Espacios públicos.

Si vives en una ciudad pequeña o en un pueblo lo tienes más fácil de lo que crees. En todas las ciudades y en muchos pueblos existen espacios públicos gestionados por el ayuntamiento, como centros culturales o salas de exposiciones y todos están deseando organizar actividades que dinamicen el entramado social y cultural de su comunidad. Así pues ¿Que tal si pasas por el ayuntamiento, preguntas por la persona responsable de estas actividades culturales y les propones tu exposición? Te pedirán una muestra de tu obra y tú que eres un/a profesional tendrás preparado un portafolio con tus mejores obras y un texto que las explicará perfectamente, así que no podrán resistirse. Eso sí, dependiendo del tamaño de tu ciudad es posible que tengas que esperar incluso algunos meses para poder mostrar tu obra, pero el día de la inauguración seguro que pensarás que ha valido la pena.

5- Asociaciones.

Una simple búsqueda en internet arroja todas las asociaciones de toda índole que trabajan en tu ciudad o alrededores. Desde asociaciones culturales hasta ONG’S. Todas ellas están muy necesitadas de financiación. Las asociaciones culturales además se dedican precisamente a eso, a la cultura, y siempre están programando actividades con las que cumplir sus objetivos e ingresar algo de dinero para a su vez poder organizar nuevas actividades. Pueden conseguirlo con las comisiones que ingresarían por vender tus cuadros, así que si te ofreces, ellos matan dos pájaros de un tiro: consiguen una actividad cultural nueva y la posibilidad de hacerse con nuevos fondos. En cuanto a las ONG’S, necesitan un aporte económico con el que defender sus causas, y de nuevo si un porcentaje de las ventas de tus cuadros se destinara a ayudarles ¿Crees que te dirían que no? Si tu obra tiene una calidad mínima, cualquier asociación sin animo de lucro estará encantada de que les ayudes con tu exposición.

Seguramente, antes de empezar a leer este artículo, pensabas que organizar una exposición con tus cuadros era algo tremendamente complicado, precisamente por la dificultad de conseguir un espacio en el que llevarla a cabo. Espero que ahora mismo hayas cambiado de opinión y estés preparando ese portafolio para llevarlo a unos cuantos sitios en los que has ido pensando según leías. Me alegro por tí. Estás dando el primer paso, pero no te olvides que esta entrada es solo la primera de la serie sobre COMO ORGANIZAR TU PROPIA EXPOSICIÓN. No dejes de estar atento al blog porque seguiremos ampliando este tema en los siguientes posts.

Por último, si mientras estabas leyendo has pensado en ese amigo al que tanto puede interesarle este tema, no dejes que se lo pierda y ¡Compárte!